Cómo me puse bueno

Por desgracia no es posible aumentar el nivel de molíbdeno cambiando la alimentación. Es que la comida con un nivel alto en molíbdeno, curiosamente tambien es la comida que provoca un ataque de cálculo renal. Por ejemplo comida cómo hígado y despojos. De todas maneras fue imposible fijar una dósis determinada, fundado en el contenido de molíbdeno en la alimentación.

Por eso me compré una sal de molíbdeno facilmente disoluble, y haciendo calculaciónes quimicas me enteré que 1 gota  de la solución tenía un contenido de molíbdeno adecuado.

Empecé a tomar un vaso de agua con 2 ó 3 gotas 3 veces al día, y una semana despues, de repente sentí un alivio tremendo en en la rodilla. El dolor había desaparecido. Podía correr de nuevo y mi rodilla se sentía totalmente perfecto. Otra semana despues terminé con el alopurinol, pero todavía tomaba las gotas de molíbdeno. 8 años despues, y hasta hoy, julio 2006, no he tenido ningun problema con la gota de ácido úrico, pero a veces tomo 10 hasta 15 gotas de molíbdeno para asegurarme que seguiré sin problemas.